Aprender a montar en bici

Como siempre digo, nunca debemos presionar a los niños para hacer lo que a nosotros nos apetece. A Silvia, mi hija mayor, nunca le gustó la bicicleta. Mi ilusión es que aprendiese, como siempre, al igual que sus amigas. No había manera. No se sentía segura ni disfrutaba con la bicicleta. Con el tiempo, me di cuenta de que la bicicleta que tenía no era la adecuada. Tenía los pedales y los frenos duros así que la niña no se sentía segura.

Así que con Carolina, la pequeña, cambié de estrategia. Le compré una bicicleta si pedales cuando tenía tres años y, desde luego, fue un éxito. Le encantó y estaba todo el día montada. En seguida cogió el equilibrio y montaba como si llevase toda la vida. A los dos meses de usarla, probamos con la bici de pedales de una vecina y, cuál fue mi sorpresa, casi no la tuve que sujetar. Ahí estaba casi andando. Sólo tuve que enseñarle a dar pedales y en dos días ¡ya estaba montándola!

Los niños sólo aprenderán a montar en bici cuando se sientan seguros, preparados y disfruten en ella.

Ahí me quedé yo, con la bici sin pedales nueva, con tan sólo dos meses de uso. Pero estoy convencida que fue este pequeño paso, el de sentirse segura en la bici sin pedales, lo que la animó y facilitó el montar en una con pedales. Paradójicamente, la mayor, al ver a su hermana, se animó y aprendió a la vez que ella, con más miedo y más esfuerzo, pero lo consiguió. La una con 3 años y la otra con 6. Por mi experiencia, animo a los papás a que inicien a los niños con estas bicicletas sin pedales.

Me gusta dar una segunda vida a las cosas que ya no voy a usar, es por eso que te recomiendo vender la bicicleta en alguna página de segunda mano o wallapop cuando ya no la vayas a necesitar.

Por ponerles un “pero”, no tienen freno así que debéis ir con cuidado en las cuestas. En uno de nuestros paseos, Carolina se animó, se envalentonó y en una cuesta abajo cogió velocidad y ya no había manera de frenar. Paró chocando contra un muro… pensé que se había roto la cara así que también recomiendo el uso del casco para posibles accidentes y evitar males mayores. Si quieres que hagan más deporte desde pequeños, aquí te doy otra idea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *