¿Cómo le ayudo a escribir?

En un principio, con 3 años, la escritura de letras para los niños consiste en “palitos”. Por eso, muchos niños empiezan escribiendo su nombre a base de palitos verticales. Según vayan desarrollando su lateralidad y la percepción espacial, estos palitos irán cambiando de dirección e incluso cambiando su forma a curvo. Por lo tanto, cada palito que él escriba tendrá significado para él, por lo que debemos aplaudirle y animarle.

Es muy importante que coja el lapicero bien, utilizando los dedos como “pinzas”. Primero debemos trabajar los nombres cercanos al niño a través de la lectura. Puedes leer el artículo “¿Cómo le ayudo a leer?” para profundizar en este tema. Después, cuando ya vaya reconociendo y relacionando los sonidos con las diferentes formas de las letras, pasamos a la escritura que no necesariamente tiene que ser con un lapicero. Lo haremos poco a poco, de una en una, viendo cuáles son las que primero va reconociendo que normalmente coinciden con las de su nombre.

  • Haremos las letras con plastilina. Como en un principio las mayúsculas son palitos, las haremos a base de “churros” y posicionándolos donde corresponden. Una vez hechas, pasaremos el dedo por encima de ellas para que se aprendan la direccionalidad de la misma, es decir, cómo se escribiría (de arriba abajo, de izquierda a derecha).
  • Podemos hacer las letras al aire. Nosotros las haremos y ellos repetirán. Siempre debemos estar mirando hacia el mismo lado que el niño, pues sino él las verá al revés creándole un conflicto.
  • Podemos jugar a “Adivina la letra”. Haremos letras en la espalda del niño, o en el brazo o en la mano y el niño debe adivinar qué letra le estamos haciendo. También puede ser él mismo el que haga las letras en vuestra espalda. Cuando les veamos más confiados, en vez de letras sueltas podemos escribir palabras.
  • Hacemos una letra a base de puntitos en grande en un folio. La convertiremos en arcoíris haciendo que el niño la trace con todos los colores por encima, siempre cuidando la direccionalidad. El niño disfrutará viendo su letra con un montón de colores.
  • Podemos pintar una letra grande en el suelo con tiza y pisar por encima de la línea siempre en la dirección en la que se escribiría la letra. Cuando estén preparados, pueden ser ellos los que la escriban. Con este juego disfrutan mucho. A veces, en mi colegio, les bajo al patio y les doy tizas para que escriban en el suelo. Otra alternativa a este juego es escribir diferentes letras. Cuando oigan un sonido, tienen que correr hacia la letra que corresponda. Si decimos /k/ deben correr hacia la “c” de Carolina, por ejemplo.

Le ayudaremos a escribir su propio nombre. Lo haremos con los sonidos del mismo. Por ejemplo en el nombre “Carol” no le instaremos a que escriba la letra “c” si no le haremos el sonido /k/ para que lo encuentre en las letras que ya tenemos hechas en tapones, pinzas o papel e intente copiarla. Es importante saber que en un principio copiará o repasará puntitos que ya les hemos hecho.

Suele ser al principio muy guiado pero a mí me gusta también darles un folio en blanco y que se explayen. De esta manera también les estamos ayudando a desarrollar su percepción espacial. Tened en cuenta que para ellos “arriba del folio” es “encima”. Los conceptos “arriba” o “abajo” son difíciles de entender si el folio está tumbado en la mesa. Si hacen un dibujo, les podemos decir que escriban al lado lo que han dibujado para que todo el mundo que lo vea lo sepa.

El caso es aprovechar cada momento para hacerles escribir por algún motivo, siempre con algún propósito (juego con mamá, qué has dibujado, ayúdame con la lista de la compra…) Y cuanto más os vean escribir ellos, más sentirán la necesidad de imitar a papá o mamá y escribir, porque quiero ser mayor, como mis papás.

Un truco que funciona muy bien y los niños disfrutan mucho es pintar una pared o un cachito de pared de tu casa con pintura de pizarra. Dales tizas y déjales disfrutar. Poco a poco ellos irán sintiendo la necesidad de escribir e intentarán copiar letras, palabras… porque eso les hace mayores. Que os vean escribir a vosotros en ella, por ejemplo, la lista de la compra o algo que no debemos olvidar. Cuando estén preparados, serán ellos los que quieran escribir esa lista o la usarán para no olvidar coger su peluche favorito cuando os vais de viaje.

Dadles tiempo, no tengáis prisa, poneros a su lado y ayudadles a escribir todo lo que os pidan. Y si tienen un error, nunca lo recriminéis. “Jo, lo has hecho genial. Mira, vamos a escribir esta letra de esta otra manera y ya verás cómo te sale perfecto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *