¿Cómo le ayudo a leer?

Como ya he dicho en mi artículo “El niño y el inglés”, el método que se usa ahora no es igual a como no han enseñado a nosotros. Es mucho más “fotográfico” pues los niños aprenden las palabras como una imagen y luego la van haciendo “pedacitos” y aprendiendo lo que contienen esas palabras: sílabas y sonidos. Sí, ¡SONIDOS!. Porque el nombre de las letras es lo último que aprenden.  Puede que no sea un método tan rápido como el  nuestro pero luego les ayudará a hacer lecturas comprensivas mucho más efectivas.

DOS REGLAS

Y esta es la primera regla que hay que seguir. La “m” no es la “eme” sino la /mmmm/ y si lo acompañamos de un signo, muchísimo mejor (por ejemplo, llevarse la mano a la boca o hacer que tienes hambre) De esta manera nos evitamos que, a la hora de leer el niño, diga “emea” en vez de “ma”. Por lo tanto, la palabra “sol” no se deletrea “ese”, “o”, “ele” si  no  /sssss/, /o/, /lll/ porque si juntamos todos esos sonidos nos queda “SOL”.

La segunda regla, llena la casa con carteles de palabras al lado de los objetos más importantes de la casa (silla, mesa, cocina, salón…). De vez en cuando se las lees y, cuando él sepa lo que pone, le gustará y las irá “leyendo” él solo y se sentirá mayor. Esto es una gran motivación para que el niño tenga ganas de aprender a leer. También podéis poner vuestros nombres en vuestra silla, vuestra habitación…

¡A JUGAR!

Podéis realizar muchos juegos con palabras y letras. Siempre tienen que ser cosas cercanas a los niños. Por eso, en el colegio siempre se empieza por los nombres de los compañeros. Vosotros podéis usar el nombre de sus familiares o amigos.

  • Primero se les enseña la palabra hasta que ellos la reconozcan.
  • Les vamos deletreando los sonidos de las palabras exagerándolos mucho y a la vez señalando con el dedo. Ellos lo irán repitiendo.
  • ¿Dónde pone Silvia? ¿Dónde está Carolina?…
  • Podemos hacer un “Memory” en el que tienes que dar la vuelta a dos tarjetas que tengan el mismo nombre para ganar la pareja.
  • Une nombre con la foto que corresponda, haciendo relacionar palabras con imágenes.

Luego ya empezamos a jugar con letras sueltas. Ellos van copiando las palabras, buscando las letras y colocándolas en orden. Estas letras las podéis hacer sobre papel pero sería más motivador si las escribís sobre pinzas de la ropa o tapones.

Si vais de paseo, podemos jugar a “buscar una letra”. Tenemos que buscar la /mmm/ en carteles, matrículas de coches… Con el tradicional “veo, veo”  también se les ayuda mucho: una palabra que empiece por /mmmmm/, exagerando mucho la letra de inicio cada vez que digamos la palabra.

Y, por supuesto, leer cuentos, muchos cuentos!!!! O, incluso, un cuento muchas veces, que es lo que los niños os pedirán.

En cualquier momento, el niño tiene acceso al lenguaje escrito. Nosotros, lo que tenemos que hacer sacar provecho de todos esos momentos y jugar con ellos, pues ellos no se enterarán de que nuestro propósito es ayudarles a leer sino que disfrutarán del momento que están pasando con mamá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *