Duérmete niño… Método Estivill

¿Cuántas horas nos hemos pasado tumbadas en la cama para que se duerma el niño? Encima, suele ser muy pronto y acabas medio dormida y somnolienta a las 8 de la tarde.

Me regalaron el libro “Duérmete niño” del Dr. Eduard Estivill. Un libro de lectura fácil, agradable y entretenida. Mi experiencia con este método es positiva.

Con Silvia lo seguí al dedillo. La cuestión es que tienes que dejarles llorar pero yendo a su habitación cada cierto tiempo estipulado por el libro para que los bebés no se sientan abandonados. Para mí fue duro. El libro dice que los niños pueden estar llorando el primer día hasta dos horas. Silvia sólo estuvo 40 minutos pero se me hicieron siglos. Ahí estaba ella llorando en su cama y yo, en el salón, llorando con ella y agarrándome al sofá para no ir a abrazarla y cogerla entre mis brazos. Pero tenía que ser fuerte porque sabía que al final funcionaría.

Los niños aprenden muy rápido, más de lo que pensamos.

El segundo día estuvo 20 minutos y el resto de los días ya lloraba menos de 5 minutos para intentar que me quedase con ella. Es su trabajo: “intentar que mamá esté conmigo”. Pero en cuanto veía que me salía de su habitación, desistía y se dormía. Desde entonces se suele dormir bien, ella sola. Unas veces antes y otras más tarde pero por lo menos no requiere de mi presencia diaria. Y, ¿por qué no? Alguna vez me tumbo a su lado y le canto una canción siempre avisándole que “sólo me quedo un minuto”. Yo disfruto y ella disfruta… pero que sea consensuado y nunca por obligación diaria.

Te interesará leer el artículo «Duérmete niño… Método Estivill (2)» para comprobar que cada niño es un mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *