No te quedes parada: ¡haz ejercicio!

Cuando tienes un bebé tu cuerpo no está ni parecido a como estaba antes. Supongo que a muchas de vosotras os pasará lo que me pasaba a mí: 24 horas al día con tu bebé. No podemos dedicarnos a nosotras. Salía a pasear con mi bebé para que le diese el aire hasta que se me ocurrió cuidarme mientras estaba con ella. Me ponía el “modelo deportista”, cogía mis cascos y el carrito y me iba a andar rápido, a veces correr, empujando del carrito.

Un buen ejercicio que me hacía sentirme mejor, en forma a la vez que estaba con ella. A veces incluso me ponía los patines y de esta manera aprendí a patinar. Con el carrito es muy fácil pues no pierdes el equilibrio. Lo malo fue al soltarle, cuando se hizo mayor… pero ahí estoy, patinando y con ganas de aprender a hacerlo mejor.

Os animo a que probéis. Al principio os dará algo de pereza pero superada la primera semana, os sentiréis mucho mejor.

Os recomiendo un sujetador deportivo con cremallera por si tienes que parar para darle el pecho, ropa deportiva cómoda y unos patines de adulto con protecciones, no te olvides. Y, si te sientes más segura, ¡ponte un casco! Cuando ya no uses el carrito, puedes continuar ejercitándote en bicicleta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *