Refuerzo positivo

Yo estoy a favor totalmente del refuerzo positivo. ¿Y qué significa esto? Pues que debemos hacer caso solamente a las conductas positivas que tienen los niños y obviar las negativas. Os pongo un ejemplo. Un niño tenía la costumbre de “escaparse” de mi clase cada vez que le regañaba. Se enfadaba y se iba. Al principio, por mi miedo a que se saliese del colegio, iba detrás de él. Nunca olvidaré su cara, riéndose y jugando conmigo porque no le podía pillar. Un día decidí seguir dando la clase como si nada y no salir a buscarle. Avisé al conserje, le expliqué la situación para asegurarme que no saliese del colegio. Volvió él solo, al ratazo eso sí, pero volvió, se sentó en su mesa y se puso a trabajar. Cambié mi cara, irradiaba felicidad, le abracé y le dije: ¡Cuánto me alegro de tenerte aquí conmigo! A los pocos días hizo la intentona de volverse a ir, se quedó en la puerta y me avisó: “Teacher, que me voy”. “Vale” fue mi respuesta y seguí con la clase. Después de pensar un poco en la puerta (la verdad que le dejé un poco descolocado) entró en clase, se sentó y empezó a trabajar. De nuevo, otro abrazo.

A todos nos gusta que nos den una palmadita en la espalda

Con esto quiero decir que debemos no hacer caso a las malas conductas, como que no les vemos, no existen. Sin embargo, debemos resaltar muchísimo las positivas. Por ejemplo, si un día a tu hijo se le ocurre poner un plato en la mesa, sería un error decirle que ¡sólo ha puesto un plato! “Haremos una fiesta” por ese plato. Aplaudimos y nos ponemos contentos porque así conseguiremos que al día siguiente ponga dos y poco a poco acabará poniendo la mesa. Si estás interesada, en este otro artículo te hablo de como actuar ante las temidas «pataletas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *