¡SE BUSCAN SONRISAS!

Estoy indignada. ¿Por qué cuesta tanto sonreír a una niña? Os cuento la historia.

Estamos de vacaciones en un camping. Los animadores decidieron hacer un mercadillo por la tarde en el mismo camping. Silvia había pintado algunas piedras y quería poner un puesto. No me hacía mucha gracia pues es difícil vender una piedra pintada por un niño (aunque las pongas baratas) y así se lo comuniqué. Me enorgulleció enormemente lo que me contestó ella:

¿Y si las cambiamos por sonrisas?

Siempre he intentado enseñar a mis hijas lo importante que es ser feliz en esta vida, aunque tengas poco, y hacer felices a los demás. Me parece un valor importante que cada vez se va perdiendo más en este mundo lleno de competitividad e individualismo.

Nos pusimos manos a la obra, hicimos el cartel y lo pusimos en el tenderete. Pasó un rato … y otro … y otro… y ante mi asombro, la gente se paraba, leía el cartel y continuaba pero ¡NADIE SONREÍA A LA NIÑA! ¿Es verdad lo que está pasando? ¿Tan difícil es sonreír? ¿Tan difícil es hacer feliz a una niña de 8 años que lo único que quiere es repartir felicidad? No me lo podía creer. Se me saltaban las lágrimas. El puesto de al lado, donde por cierto vendían chuches, estaba lleno de niños comprando. ¿Es este el mundo capitalista que queremos para nuestros hijos? ¿Son estos los valores que les queremos inculcar? Desde luego que ¡YO NO QUIERO ESO PARA MIS HIJAS! Y, desde luego, que seguiré en mi empeño. Y me animo más cuando le oigo a la niña decirme:

“Mamá, lo importante es la felicidad, no el dinero”

Ojalá pudiera ofrecerte un mundo en el que eso fuese 100% cierto. Pero estoy segura que, habiendo gente como tú, todavía estamos a tiempo de cambiarlo.

2 comentarios sobre “¡SE BUSCAN SONRISAS!

  • el 13 julio, 2018 a las 9:12 am
    Permalink

    Cada vez son menos las personas que saben apreciar la felicidad en su estado puro, si no que la disfrazan de compras, dinero, intereses personales.. Se esta caminando en la dirección incorrecta, la gente no se da cuenta que el dinero y las cosas no dan la felicidad. Los niños por su propia naturaleza lo saben, pero son “corrompidos” por los mayores de su entorno y lo que es más triste por sus propios amigos y compañeros de colegio. Enhorabuena por tener unas hijas así de nobles.

    Respuesta
    • el 16 julio, 2018 a las 8:31 am
      Permalink

      Gracias Alberto!! Siempre he intentado “corromperlas” lo menos posible pero es difícil en esta sociedad. Son tan nobles que lo van a pasar mal. Muchas veces creo que estoy criando cervatillos en un mundo de leones. Pero necesito creer que si, de repente aparecen muchos cervatillos, serán ellos los que se coman a los leones. Muchas veces lo paso mal viéndolas sufrir al ver injusticias pero posiblemente personas como ellas puedan cambiar esas injusticias con los valores tan sólidos que llevan dentro. Seguiré en mi empeño, desde luego. Muchas gracias!!!!!!!!

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *