Secadora y planchado: ¡todo en uno!

Otro aparato que recomiendo es la secadora. En un día a la semana, normalmente fines de semana, le dedico a poner todas las lavadoras y el resto de los días me olvido. La secadora permite que, mientras pones la segunda lavadora, la primera se va secando y ya puedes ir guardando la ropa. En un día… ¡dices adiós a las lavadoras! Y como siempre y lo más importante, sacas un poco más de tiempo para dedicarle a tus hijos. Eso no tiene precio.

Además, si la sacas todavía calentita la ropa, según la vas doblando la vas pasando la mano por encima y te evitas el planchar muchas cosas que antes planchabas sí o sí.

El inconveniente que puede tener es que dicen que estropea un poco la ropa. Yo todavía no he tenido esa experiencia. De todas maneras, la ropa que me gusta llevar no cuesta mucho. Una vez más, prefiero comprarme dos camisetas al año (en el caso que no me duren más) a cambio de disfrutar a tope de mis hijas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *